Certificación de eficiacia energética en edificios existentes

Certificación de eficiencia energética
Share Button

Origen

Todo empezó con la Directiva 2002/91/CE, proveniente de la unión europea, que dispone la exigencia de “La Certificación de eficiencia energética de los edificios”. Esta directiva fue traspuesta al ordenamiento jurídico español parcialmente mediante el

« Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, por el que se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción“.»

De acuerdo con lo publicado en la página de eficiencia energética del ministerio de industria, energía y turismo, para la certificación de eficacia o eficiencia energética de los edificios existentes, estaba prevista la elaboración de otro Real Decreto con anterioridad a enero de 2009. Sin embargo estamos al final de 2012 y no ha sido todavía aprobado, aunque se trabaja en ello.

Lo que tenemos hasta ahora es la publicación del:

« Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios existentes »

Como parte del trámite de la elaboración del Real Decreto, allá por febrero de 2012 se publicó en el BOE un anuncio por el que se establecía un plazo de trámite de audiencia, donde el público podía añadir sugerencias y propuestas, plazo que ya está cerrado a fecha de hoy. En el BOE del 28 de junio de 2012 también se publicó un anuncio sobre el acuerdo de apertura de plazo de trámite de audiencia, aparentemente es lo mismo que lo publicado en febrero, pero en este caso no establece el período de dicho trámite.

Texto del proyecto

En el texto de proyecto de real decreto se habla que antes del día 1 de enero de 2013 deben haberse publicado las aplicaciones informáticas (aunque las llama “programas”) que se deberán utilizar en todo el territorio nacional para realizar las certificaciones de eficacia energética de los edificios existentes. Pues bien, ese plazo no se ha cumplido todavía, pero ya se han publicado las aplicaciones y programas informáticos que se deberán usar para realizar la certificación de eficiencia energética, además de otros documentos, como un modelo de certificado de eficiencia energética, manual de usuario de los programas, fundamentos técnicos, etc.; todo ello englobado en los llamados documentos reconocidoscuya lista mantiene actualizada el ministerio de industria,  energía y turismo en su página web.

Estos programas publicados son dos: CE3 y CE3X. Ambos sirven para lo mismo, se usará cualquiera de ellos, ya que parece que se adjudicó su elaboración a dos empresas diferentes mediante concursos.

Bien, pues ahora vamos a ser los técnicos los que probemos los programas publicados, para comprobar si son útiles, fáciles o difíciles de utilizar, y así veremos la serie de datos que serán necesarios recopilar de los edificios existentes para poder realizar la certificación de eficiencia energética; de esta forma, comprobando los datos necesarios a introducir en los programas, veremos la dificultad en la toma de datos en un edificio dado, y así podremos tener idea del tiempo que nos llevará realizar estas certificaciones, y el gasto que conlleva realizar estos encargos, así como el coste que, razonablemente, deberíamos cobrar.

Aunque el real decreto no está aprobado aún y puede sufrir modificaciones con respecto al proyecto que está publicado, se entiende que para los edificios existentes, los profesionales competentes seremos los arquitectos y aparejadores o arquitectos técnicos, tal y como somos para otro tipo de encargos, como las conocidas Inspecciones técnicas de edificaciones o edificios, conocido como ITE.

Una vez tomado contacto con estos dos programas informáticos, ya que son prácticamente obligatorios, al no ser viable en general el uso de CALENER, que está diseñado para edificios de nueva construcción, para obtener la certificación buscada, según el texto del proyecto del real decreto, seguiremos publicando artículos para comentar las impresiones que obtenemos con las primeras pruebas con ellos, y el aprendizaje de su utilización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *