Crecidas de ríos e inundaciones

Nube lloviendo
Share Button

En estos días de la primavera de 2013, donde no para de llover en prácticamente toda la península, vemos en televisión viviendas que tienen que ser evacuadas, y cuando los propietarios vuelven, se encuentran toda la casa llena de barro y destrozada. Tal es así que incluso en una vivienda inundada de la provincia de Valladolid, se ha encontrado un pez muerto, arrastrado por la crecida del río.

Entonces nos preguntamos si las viviendas construidas tan cerca del río (en zonas inundables), tienen la licencia indevidamente concedida, o se han construído de forma ilegal, o es que en las administraciones no han tenido en cuenta que se pueden inundar…

Evidente que es un tema que, desde hace décadas, se estudia y se tienen datos estadísticos de niveles de crecidas de cada río en cada población, y se miden constantemente los caudales de agua que circulan por nuestros ríos.

El Pisuerga desbordado por Valladolid

el Pisuerga desbordado en el centro de Valladolid

Con los datos de caudales y niveles máximos alcanzados, y conociendo la topografía del cauce del río, se conocen las zonas que son inundables con niveles de crecida que en la historia reciente (desde que se disponen de datos medidos) se han dado.

Entonces, siendo consecuentes con estos datos, en los planes urbanísticos se dejan sin edificar las riberas de los ríos, que son estas zonas inundables cuando se alcanzan valores de caudal extraordinariamente elevados, como el caso de este mes de marzo tan lluvioso.

Por tanto, cuando veamos que los parques que hay junto a los rios se inundan por completo, podemos decir que se ha actuado con acierto al no edificar en ellos, pero las construcciones se hacen desde muchos siglos antes de que existan los datos sobre caudales de agua en nuestros ríos, y tradicionalmente se construye cerca del nivel del agua de éstos, a veces para aprovechar la corriente de agua para mover molinos, o simplemente para utilizar este agua para el uso cotidiano.

Por otra parte podemos llegar al caso excepcional, improvable pero posible, de superar el caudal máximo que se haya registrado nunca, con lo que podríamos tener inundaciones en zonas edificadas legalmente. En este improbable caso, nadie tendría la culpa, puesto que nunca es posible evitar absolutamente todos los peligros del mundo.

En Valladolid se están alcanzando valores de caudal de 702 m³/seg (metros cúbicos de agua por segundo), medido a las 11 de la mañana del viernes santo, 29 de marzo de 2013, y la tendencia es a seguir subiendo; este valor supera el nivel de alerta, pero no el nivel de alarma, establecido en 935 m³/s. No obstante esto no significa que el rio vaya a desbordarse.

Sin embargo el nivel aún podría crecer mucho más, puesto que, sin ir más lejos, en marzo de 2001 se llegó a tener un caudal de 2.340 m³/seg, más del doble que el nivel de alarma establecido, pero en esa ocasión hubo desbordamiento.

Así que habrá que permanecer atentos, que por mucho que los expertos tengan todo esto en cuenta, los accidentes ocurren, y nadie está libre de todo mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *